Decidimos cerrar la casa rural hace más de una semana y seguirá cerrada desde que vimos la alerta proclamada en nuestro país por esta enfermedad contagiosa que está afectando a todo el mundo.

En unos días, cuando volvamos, todo habrá cambiado. Las personas habremos entendido muchas y muchas cosas y los valores cambiaran. Los primeros abrazos a nuestra gente querida que hace tiempo que no vemos, serán más sabrosos y al mirarnos a los ojos, veremos que a todos nos brillan mucho más que otras veces. También seguramente podremos asimilar las muertes de tantas personas que nos dejan y nos dejaran porqué les ha faltado el aire y nadie de sus seres queridos las ha podido acompañar. Podremos honrar su camino y sentirnos afortunados de ser los que, esta vez, hemos quedado ilesos.

Las generaciones que estamos viviendo todo esto, no comprendemos muchas cosas de las que están pasando porqué sencillamente, no estaba previsto este escenario en nuestras mentes. Nos toca aprender que el tiempo tiene un valor diferente del que le dábamos hasta ahora, que llenar nuestros espacios sencillamente estando con nosotros es una manera muy plena de vivir también.

Estos días tenemos la sensación y la evidencia que los animales se deben sentir más dueños del planeta, tienen más espacio incluso en el cielo. Las hormigas ya no son pisadas por gente y coches y los pájaros sienten que su canto suena fuerte sin el rumor constante de los humanos.

Cuando L’Hort del Metge abra de nuevo las puertas y vengáis, nosotros habremos cambiado y vosotros también. Todos empezaremos a entender que habitamos un mundo frágil y precioso a la vez, y que cabe ser prudente, respetuoso y sobretodo, … saborear cada momento.

Hasta pronto

WhatsApp chat